Decálogo Para Practicar Sexo Anal Sin Riesgos

El sexo anal es una de esas prácticas que polariza opiniones. El ano es un esfínter que, a priori, no está habituado a ser penetrado, por lo que es normal que la primera vez que se realiza sexo anal resulte dolorosa, y es así para la mayoría de las personas, según el sexólogo Carlos Horrillo. El sexo anal no es un juego exclusivo de los hombres homosexuales, no. Es un juego abierto para hombres y mujeres heterosexuales u homosexuales.
Durante la Edad Media el sexo anal fue rechazado por la Iglesia como todas aquellas prácticas sexuales que no tenían finalidad reproductiva. Cuando este mercado de fotografías tuvo una expansión más allá de lo “tolerable” se reprime. El sexo anal es una práctica que ha sido tabú durante siglos.
En esta sección de dominación femenina donde las mujeres están llenas de deseos de sexo todo el tiempo y las 24 horas del día buscan con quien compartir sus juguetes por webcam, tú serás el candidato preferido. Tendrás acceso a las zorras más impresionantes de Mil Eróticos a partir de ahora a través de nuestra página, desde nuestra nueva sección creada pura y exclusivamente para los vídeos porno más calientes y cachondos de Mil Eróticos.
Pero otra zona de la anatomía muy estigmatizada, e intencionadamente olvidada por muchos hombres heterosexuales es la denominada ‘punto G masculino’ (mal llamada así, por otra parte, como veremos a lo largo de la galería). Para el caso de los hombres, realizar esta práctica como rol pasivo no implica ni afecta de ningún modo a su orientación sexual.
En el momento en el que la pareja «pasiva» (la persona penetrada) logra el orgasmo , contrae fuertemente la musculatura anal, provocando una fuerte presión sobre la pareja «activa», lo que le facilita a esta el orgasmo. Un estudio realizado en agosto de 2015, y publicado en Journal of Sexual Medicine , reveló que al menos una de cada tres mujeres heterosexuales en Estados Unidos ha tenido una relación sexual anal en algún momento de su vida.
Brazzers Survey